martes, 20 de noviembre de 2018

Black Friday, la celebración más cruel

Así que tenemos (o más bien «teníamos») el Día de Acción de Gracias, un día festivo, celebrado en todo Estados Unidos desde 1789. Está (o mejor dicho «estaba») centrado en la caridad (cenas de acción de gracias para los necesitados), el agradecimiento (las familias se tomaban de la mano y rezaban antes de la comida de acción de gracias, cada uno explicaba una razón específica por la que estaba agradecido ese año), los desfiles, los deportes (especialmente el fútbol americano), los especiales de televisión, el indulto del pavo por parte del presidente, las vacaciones y los viajes.


Es (o más bien «era»), sin duda, la más emblemática reunión familiar anual en los Estados Unidos: la gente (unos 51 millones de desplazamientos cada año, 24 millones de ellos en avión, lo que constituye la segunda mayor migración humana del mundo después del Año Nuevo chino) se tomaba el viernes libre y viajaba miles de kilómetros para juntarse con sus familias en esta tradición (española, en realidad).


Pero ¡ay! en 1952, el capitalismo, en la desesperada necesidad de adelantar la temporada de compras navideñas (sí, la temporada de compras navideñas ahora comienza, por lo menos, un mes antes del día de Navidad) clavó sus ensangrentadas garras en este sinsentido de que la gente simplemente se relaje en casa, coma, beba, se ría y se divierta con sus familias, en lugar de ir al centro comercial.


Hoy en día, DEBES pasar el viernes después del Día de Acción de Gracias buscando «ofertas» (neolengua para «productos derivados») sin tener en cuenta que tal vez (solo tal vez) el tiempo que pasas en la fila para entrar en la tienda, el tiempo que pasas en las interminables líneas de caja... ¡el tiempo que dejas de pasar con tu familia! puede ser mucho más valioso que el dinero que vas a «ahorrar» (si es que «gastar» puede ser realmente un sinónimo de «ahorrar») por los bajos precios. O mejor aún, ¿por qué no abreviar la comida de acción de gracias lo más posible para que puedas unirte a las tradicionales estampidas de apertura de tiendas? ¡No pierdas la oportunidad de atropellar a otros clientes o arrollar (incluso hasta la muerte) a los empleados de las tiendas!


¡Y puede ser todavía mejor! Tal vez tengas la suerte de que te exploten en una de esas tiendas que abren el Día de Acción de Gracias (Target, Best Buy, Macy’s, Kohl’s, J. C. Penney, Sears, Kmart, Toys R Us, Ultra Beauty, GameStop, Dick’s Sporting Goods, The Gap, Old Navy) para no tener que pasar tanto tiempo con tus seres queridos. El personal de Walmart se lleva el premio gordo, ya que abren todo el día para que te pierdas también la comida de acción de gracias.


Pero oye, de eso va el capitalismo, ¿no? ¡Eso es lo que hace grandes a los Estados Unidos! El Black Friday, el Cyber Monday, etc. son buenos para la economía. Hacen que aumente el PIB. Igual es que eres un niñato que no llega a fin de mes o un fracasado con el colesterol por las nubes porque un McMenú es más barato que la fruta o la verdura… ¡Pero mira cómo crece el puto PIB! ¿Y qué clase de cretino antiestadounidense se quejaría cuando nuestra economía está en auge?

Black Friday, the cruellest cellebration ever

So we have (or rather “had”) Thanksgiving Day, a public holiday, celebrated nationwide in the United States since 1789. It is (or rather “was”) focused on charity (thanksgiving dinners for the poor), giving thanks (families holding hands and praying before their thanksgiving meal, each person telling one specific reason why they are thankful that year), parades, sports (especially American football), television specials, the turkey pardoning by the President, vacation and travel.


It is (or rather “was”), undoubtedly, the quintessential yearly family gathering in the United States: people (around 51 million trips every year, 24 million of them by air, making it the World’s second largest human migration after Chinese New Year) would take Friday off and travel thousands of miles to join their families in this (Spanish, actually) tradition.


But alas! In 1952, capitalism, in dire need to move forward the Christmas shopping season (yes, the Christmas shopping season now starts, at least, one month before Christmas Day) set its bloody claws on this nonsense of people just chilling at home, eating, drinking, laughing, having a good time with their families, instead of going to she shopping mall.


Nowadays, you HAVE TO spend Friday after Thanksgiving looking for “deals” (newspeak for “derivative products”) and disregarding that maybe (just maybe) the time you spend in line to enter the store, the time you spend in the endless checkout lines… the time lost with your family! may be much more valuable than the money you are going to “save” (if “spending” can really be a synonym of “saving”) with low prices. Or even better, why not cut thanksgiving meal as short as possible so that you can join the traditional store-opening stampedes; don’t miss the chance to trample other customers or knock down (even to death) store clerks!


And it can get even better! Maybe you get lucky and land a McJob at one of those stores that open on Thanksgiving Day (Target, Best Buy, Macy’s, Kohl’s, J.C. Penney, Sears, Kmart, Toys R Us, Ultra Beauty, GameStop, Dick’s Sporting Goods, The Gap, Old Navy) so that you don’t have to spend so much time with your loved ones. Walmart staff hit the jackpot, since they open all day so that you even miss the thanksgiving meal!


But hey, that’s what capitalism is about, isn’t it? That’s what makes America great! Black Friday, Cyber Monday, etc. are good for the Economy! They make the GDP grow! Maybe you are a crybaby who can’t make ends meet or a loser whose cholesterol is soaring because a McMenu is cheaper than fruit or vegetables… but look at the fucking GDP grow! And what kind of un-American prick would complain when our Economy is booming?

sábado, 8 de septiembre de 2018

Restauradores que dejan su firma en forma de escultura

Fotografías tomadas de la cuenta de Twitter de Nacho Navarro Gil.

Astronauta en la catedral de Salamanca

Dragón comiendo helado en la catedral de Salamanca

Darth Vader en la catedral de Washington

Alien en la abadía de Paisley (Escocia)

Fotógrafo en la catedral de Palencia

Aliens en la catedral de Palencia

Boxeador en el monasterio de Santa María de Sandoval (Villaverde)

Robot en el ayuntamiento de Saint Jean de Boiseau

Teléfono móvil en la catedral de Calahorra

Gremlins en la chapelle de Bethléem en Saint-Jean-de-Boiseau

Burro en Sant Julià de Argentona

Escudo del Athletic de Bilbao de la Iglesia de Santa María de Trujillo

Iglesia de San Miguel de Zaragoza: cuando se restauró el diablo, le pusieron la cara de Jerónimo Borao, rector de la Universidad

lunes, 30 de abril de 2018

El espíritu del 45

De por qué los verdaderos problemas políticos, económicos y sociales del Reino Unido no tienen su origen en la adhesión a la Unión Europea, sino en las políticas neoliberales.