martes, 15 de mayo de 2007

Día de la bicicleta en Burgos


Soy un burgalés que utiliza la bicicleta durante todo el año: a diario para desplazarme al trabajo y los fines de semana como deporte y divertimento. Desde aquí quiero reivindicar su uso, tanto para solucionar los sempiternos problemas de tráfico, como para reducir la contaminación y frenar el cambio climático (que algunos irresponsables se empeñan en ignorar), o incluso para mejorar la salud y la “línea”, ahora que comienza la “operación bikini”. En los países más civilizados del Centro y Norte de Europa, pese a no gozar de un clima tan favorable como el nuestro, disponen de muchos y mejores medios, infraestructuras y normativa para favorecer el uso de la bicicleta; además, son Culturas mentalizadas en el respeto al ciclista (en el respeto, en general) y en los beneficios de los medios de transporte no contaminantes. Sin embargo, aquí estamos muy lejos de avanzar en ese campo. Los gestores de nuestro dinero se limitan a construir incómodos, inconexos y poco prácticos carriles-bici que no solucionan demasiado la papeleta, y los ciclistas seguimos siendo considerados unos excéntricos que molestan a los peatones cuando circulan en los carriles-bici instalados sobre la acera, así como a los vehículos a motor cuando lo hacen por la carretera. Para escurrir el bulto, organizan una farsa denominada “Día de la bicicleta”, en la cual un sinnúmero de domingueros se unieron a los habituales ciclistas para conseguir sembrar el caos en los paseos de nuestra ciudad durante unas horas: cientos de bicicletas circulando fuera de los carriles-bici, en innumerables ocasiones a velocidades que ponían en peligro su seguridad y, lo que es peor, la de los viandantes; grupos de ciclistas increpando, insultando y haciendo gestos obscenos a conductores que por la razón que fuera no habían secundado la iniciativa. Y todo ello para nada, para que circular en bicicleta siga siendo un engorro para peatones y conductores, y un peligro para los ciclistas. Pero los políticos, en vísperas de elecciones, han quedado bien con aquellos que se tragan lo que les echen.

No hay comentarios: