jueves, 29 de noviembre de 2007

Barrio Sésamo


Paranoicos hay por todas partes y en todas las épocas. En los setenta, se decía que “Barrio Sésamo” era un invento de la CIA para difundir los valores capitalistas y lavarnos el cerebro. Hoy, en los EE.UU., ha sido calificado para mayores de 18 años por considerarse que muestran situaciones perniciosas para los niños: Triki, el monstruo de las galletas, come galletas compulsiva y salvajemente, constituyendo un mal ejemplo para la obesidad infantil (hasta 2005, cuando las sustituyó por zanahorias), e incluso fuma en una pipa que devora después (síntoma de una personalidad violenta y peligrosa, además de tratarse de un fumador, algo intolerable en la actualidad); Epi y Blas, que se pasan el jabón en la ducha, son presuntamente homosexuales (luego peligrosos para los niños, debido a sus abominables tendencias); y encima Blas es un cascarrabias, como Óscar, el misántropo depresivo que revuelve en la basura (sin duda, víctima del Síndrome de Diógenes); por si todo eso fuera poco, una niña se hace amiga de un desconocido que la invita a su casa a tomar leche con galletas (evidentemente, se trata de un pederasta). Según los productores del programa, son modelos de comportamiento inadmisibles hoy en día, al igual que los de aquel “Teletubby” acusado de promocionar la homosexualidad por llevar un bolso de color púrpura.
En mi opinión, los modelos de comportamiento inaceptables son los de estos modernos inquisidores integristas cuyas mentes morbosas se empeñan en ver lo que no hay. Sólo alguien muy depravado sería capaz de apreciar ese tipo de perversiones; no tienen que buscar muy lejos porque las llevan consigo, producto de su propia degeneración o del estado de demencia colectiva y privación de derechos humanos desatada en la sociedad estadounidense, perturbada desde los atentados de las Torres Gemelas. ¿Qué pasaría en España, reflejo del “Imperio”, si ahora volviesen a emitir los episodios de “Espinete” o “Los Pitufos”? ¿Se cebarían los aprendices de censores con el primero por pasearse desnudo por la calle, o con los segundos por fomentar el movimiento “Okupa”?

No hay comentarios: