martes, 27 de noviembre de 2007

Cómo salvar el planeta en ocho pasos


Aunque el cambio climático parece imparable, podemos ralentizar su ritmo reduciendo la emisión de los gases con efecto invernadero (no es muy difícil):
1 Cambia de foco: las lámparas LED, aunque algo más caras, son 100 veces más eficaces que las bombillas tradicionales. Los fluorescentes también duran entre 10 y 12 veces más, y usan un 75 % menos de energía.
2 Desenchufa: incluso en “stand-by” (con la lucecita roja encendida), un aparato eléctrico está consumiendo. Por ejemplo, un televisor emite 100 kg de CO2 anuales a la atmósfera si no lo apagamos cuando no lo estamos utilizando.
3 Piensa en pequeño: si tienes que comprarte un ordenador, elige uno portátil mejor que uno de sobremesa, ya que gasta la décima parte de la energía de su hermano mayor (y las agendas de mano, un 10 % menos que los ordenadores portátiles).
4 Usa “ecodetergentes”: si lo hiciésemos todos los españoles, cada día entrarían 500.000 toneladas menos de basura en las aguas residuales. Usa también jabones de ducha y champús biodegradables (los convencionales tardan 800 años en degradarse).
5 Sé eficiente: compra electrodomésticos del tipo “A”, que ofrecen la mejor relación potencia / gasto energético. Espera a cargar completamente la lavadora y el lavavajillas. Retira el frigorífico 15 cm de la pared y gastará un 15 % menos.
6 Ahorra agua: por ejemplo, puedes introducir un “tetra-brick” o una botella de 1 litro en la cisterna para ahorrar en cada descarga. Así podrían ahorrarse 50 millones de litros de agua al día en toda España.
7 Deja de imprimir: ¿es preciso tener en papel todos los correos electrónicos? Imprime sólo lo necesario y archiva el resto. 2/3 del papel que se emplea en las oficinas se malgasta.
8 Calefacción: purga regularmente los radiadores para que calienten mejor. En invierno, sólo con bajar el termostato de 24 ºC a 22 ºC (temperatura de confort, salvo que nos guste estar por casa “en pelotas”), se reducen un 10 % las emisiones de gases tóxicos de la caldera.

No hay comentarios: