martes, 20 de noviembre de 2007

Estimado Sr. Rajoy


Soy uno de los siete millones de “mileuristas” que se verán beneficiados por su prometida bajada de impuestos cuando gane las próximas elecciones (más por deméritos del actual Gobierno que por virtudes suyas), y le escribo para solicitarle que haga una excepción conmigo: no quiero que me baje los impuestos, sino que me los suba y, con los fondos que obtenga, mejore las infraestructuras y servicios de nuestro país, con especial énfasis en la Educación, Sanidad, Justicia y Seguridad Ciudadana; tampoco quiero que mantenga los impuestos regresivos que imperan desde 1996, sino que los sustituya por unos progresivos y justos; ni que me hable de los impuestos de quienes ganamos menos de 16.000 Euros, sino de los de quienes ganan más de 160.000.
Y ya que me pongo a hablar de dinero, aprovecho para pedir también algo a los alcaldes de España: la próxima vez que se convoque un “apagón de cinco minutos por el cambio climático”, no hace falta que hagan el paripé; prefiero que hagan lo que les dé la gana esos cinco minutos, pero que a cambio no cometan dispendios con la lucecitas en Navidad (o, por lo menos, que se limiten a encenderlas cuando realmente sea Navidad, no cuando sea La Inmaculada... o El Pilar; y no estoy exagerando). Así de paso recordaremos lo que verdaderamente es la Navidad o, por lo menos, lo que no es.

No hay comentarios: