domingo, 30 de diciembre de 2007

Luces de Navidad


Leo con asombro que “los comerciantes del casco viejo han remitido un escrito al Ayuntamiento mostrando su malestar por la escasa iluminación navideña”. En mi opinión, estos señores no se enteran. Para ellos, la Navidad es algo superficial, insolidario, frívolo y materialista, cuando en realidad es algo totalmente opuesto al consumismo salvaje que nos intentan inculcar sea como sea. Ya tenemos suficientes luces, demasiadas de ellas encendidas a destiempo, y ya no sé qué hay que hacer para que algunos se den cuenta de que, pese a estar en época de vacas gordas económicamente, estamos en época de vacas flacas en lo que concierne a la energía y a los recursos. Sólo faltaría, como en esa famosa inocentada, que les dejaran abrir sus negocios en la catedral; por desgracia, la persona por quien en realidad se celebra la Navidad ya no está entre nosotros para echarles del Templo: hace mucho tiempo que nosotros le echamos a Él para volver a instaurar al vellocino de oro, y así nos va.

No hay comentarios: