sábado, 9 de agosto de 2008

Las Olimpiadas de la vergüenza


Desde hace unos meses, a medida que se acercaba el día de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos, aumentaban los reportajes y comentarios sobre la situación en China: la alarmante contaminación, la lamentable situación de la población rural, la aún más lamentable si cabe situación de los trabajadores en las fábricas, produciendo lo más barato posible para satisfacer las insaciables fauces del consumismo occidental, la ocupación del Tíbet, la sistemática y homicida falta de respeto por los más básicos derechos humanos, la falta de libertad de expresión, la hipocresía, la inmoralidad. Sólo uno de esos factores ya sería suficiente para convertir a estas olimpiadas en las más vergonzosas desde Berlín 1936, pero eso no parece preocuparnos demasiado, y mucho menos al corrupto Comité Olímpico Internacional, pese a que la situación en China se salta a la torera la Carta Olímpica. ¿Cómo es posible que Beijing llegara a ser candidata a sede olímpica, siendo como es la capital de una dictadura salvaje y asesina? ¿Por qué fue finalmente elegida? ¿Por dinero? ¿Cuál será la próxima sede olímpica? ¿Pyongyang, Teherán, Yangón? Mientras haya dinero o petróleo de por medio, cualquier cosa es posible.

No hay comentarios: