jueves, 2 de septiembre de 2010

El mejor país para vivir

Al hilo de otros artículos anteriores como “Corrupción institucionalizada”, “Un país de chiste”, “La honradez de los españoles” o “Yo, de mayor, corrupto” (entre otros), reproduzco la opinión de D. Johann Svenson, titulada “¿Dinamarca o España para vivir?”, publicada en XL Semanal el 18 de julio de 2010 y que ha levantado no pocas ampollas y comentarios virulentos en las semanas posteriores.


Vengo del país menos corrupto del mundo, Dinamarca, y veo lo que pasa en España. Muchos niños copian en los exámenes; muchas personas no respetan las filas y quieren colarse; otras devuelven artículos usados y dicen que están defectuosos para que les devuelvan el dinero; muchas engañan a Hacienda. Muchas personas cogen bajas laborales sin motivo; otras, en horario de trabajo, hablan por teléfono y entre sí de cosas que no tienen que ver con el trabajo; algunos cogen artículos de su empresa y se los llevan a su casa. Muchos funcionarios llegan tarde al trabajo, hacen cuatro pausas de café o se marchan antes de la hora. Hay muchos políticos implicados en casos de corrupción de los que no pillan ni a la mitad. Muchos empresarios hacen quiebras fraudulentas, pero antes han enviado su dinero a Suiza y luego piden dinero al Gobierno para reflotar su empresa. Lo peor de todo es que estas personas lo cuentan a sus amigos como si fuera una hazaña. Mucha gente que se queja de la corrupción política no actúa diferente a ellos. Esto sería impensable en mi país. Pero España es para los españoles el mejor país para vivir, ¿o no?

No hay comentarios: