viernes, 29 de abril de 2011

Burgos 2016: Solo cuando me molestan a mí



Leo con desdén y decepción en el Diario Gente del 29 de abril que el Ayuntamiento de Burgos ha realizado un llamamiento al vecindario para que denuncien los casos de vandalismo de los que puedan ser testigos llamando a los teléfonos 112 o 010. La razón de este llamamiento es el intento de identificar al autor de un intento de incendio de las puertas de acceso a la Casa Consistorial perpetrado en la madrugada del día 19.
Es irónico que soliciten a los ciudadanos que hagamos uso de dichos teléfonos, cuando es evidente que, en casos de vandalismo, ruidos, estacionamientos indebidos y demás, dicha llamada es del todo inútil: la Policía Local y demás autoridades sólo tomarán cartas en el asunto si se trata de una cuestión de su interés (y, si lo es, ya habrán entrado en acción antes de realizarse la llamada), haciendo oídos sordos a cualquier vecino que ose molestarles con cualquier otro problema.
Sin ir más lejos, en la tarde del jueves, 17 de marzo, y durante la madrugada del viernes posterior, varias personas realizaron llamadas al 112 para alertar de la fiesta que se estaba celebrando en el “botellódromo” (antiguo parque) de El Parral, así como de los actos vandálicos (contenedores volcados, hogueras, destrucción de mobiliario urbano, acumulación de basura pese a la cercanía de numerosos contenedores y papeleras, contaminación acústica, etc.) que se estaban produciendo. Sin embargo, escasas patrullas de policía fueron enviadas a la zona y, las que acudieron, se limitaron a actuar casi exclusivamente de “observadores” en las inmediaciones, centrándose en los controles de alcoholemia y poco más (según comentaba un lector en la edición digital del Diario de Burgos: «La Policía Local estaba metidita en el coche mientras en los bajos del aparcamiento del complejo de atletismo muchos estaban haciendo botellón y descojonándose de ellos a su cara.») No es de extrañar que las instalaciones de San Amaro, aún en obras pese a que en su comienzo se aseguró que estarían terminadas para el mes de marzo (el que dude de esta afirmación que tire de hemeroteca), amanecieran con un aspecto «desolador» (Bienvenido Nieto dixit), con destrozos por doquier, incluyendo varias barrabasadas dentro del propio recinto de la obra, que se vio aún más retrasada de lo que ya estaba. Se conoce que estas instalaciones no estaban incluidas en la frenética lista de inauguraciones pre-electorales.

No hay comentarios: