miércoles, 28 de diciembre de 2011

Las ocho propuestas de Democracia Real Ya


«El estamento político en España, producto de la transición, se ha mantenido impermeable a los deseos de proseguir modernizando la sociedad española. Yo recuerdo perfectamente, porque lo viví, que en la transición hubo reformas fundamentales que no se ultimaron por razones muy justificables. Se dejó que la elección de los representantes de los ciudadanos estuviera en manos de los partidos políticos. Cuando yo protestaba sobre eso, se me contestaba, con razón, que en un país esquilmado por el franquismo lo que había que hacer era fortalecer los partidos y que, cuando estuvieran estructurados y asentados, se cambiaría el sistema de elección. Lo mismo sucede con la separación de poderes. Aquí, el Ejecutivo interviene en el poder judicial. Las razones fueron las mismas: tras el control del franquismo de la judicatura, era conveniente un periodo de adaptación. No se podían hacer todas las revoluciones al mismo tiempo. Bien. Pero han pasado 30 años. El 15-M les recuerda a los políticos que no concluyeron su trabajo.»

No hay comentarios: