martes, 17 de abril de 2012

Kristallnacht a la española

Reproduzco la carta, no por exagerada no menos inquietante (porque hoy en día no veo nada imposible) de D.ª María José Aldea Aldanondo, titulada “déjà vu”, publicada en XL Semanal el 29 de enero de 2012.
 

La otra noche hablaba con mis hijos acerca de la amenaza social en la que, parece ser, nos hemos convertido los funcionarios. Por lo visto, somos en gran parte responsables de la actual crisis, ya que, como medidas destinadas a solucionarla, se ha propuesto la no creación de más puestos reservados a funcionarios y volver a bajar sueldos.
Mis hijos se fueron a la cama cabizbajos, porque no uno, si no sus dos progenitores son funcionarios y, aunque intentan ocultarlo, sus amigos se acaban enterando. Yo me quedé algo triste pero enseguida se me pasó: tenía que estudiar un caso complicado, así como elaborar un protocolo, y durante el horario de trabajo en el hospital no me da tiempo. Mi marido corregía exámenes y estaba elaborando unas actas, cosas que tampoco puede hacer en el instituto.
Luego me acosté y tuve una angustiosa pesadilla: el Gobierno nos obligaba a identificarnos con una “F” en la solapa y el pueblo, colérico, tiraba piedras a nuestras ventanas y condenaba a nuestros hijos al ostracismo en los colegios. Más tarde, con el pretexto de protegernos, nos conminaban a trasladarnos a unos barrios para funcionarios. Luego nos retiraban de empleo y sueldo, a consecuencia de lo cual nos llevaban a unos campos de trabajo…

No hay comentarios: