jueves, 19 de julio de 2012

Divide et impera

Reproduzco aquí la interesante carta de Dª. Eva Bendicho Rojo, del 18 de marzo de 2012, que habla de cómo nos dejamos manipular, y además con gusto, con tal de hacer como que no nos enteramos de que nos están timando.


Mi situación personal no se halla en ninguno de los ámbitos expuestos: ni soy funcionaria, ni trabajadora autónoma, ni empleada ni estoy en paro. Trabajo como educadora de adultos en un pueblo, mi contrato es temporal (en junio me voy al paro) y mi jornada es parcial (mi sueldo es bajo), pero se me aplican los mismos recortes que a los funcionarios en virtud de que parte de mi sueldo está subvencionado.
Los recortes a un sector determinado son una medida populista. Soy partidaria de una economía redistributiva, con una fiscalidad más estricta para los índices de riqueza más elevados. Los recortes a los funcionarios, de modo genérico, solo perjudican al nivel bajo o medio de este sector. El alto funcionariado compensará, mediante dietas o justificaciones de gastos, su “bajada” de sueldo.
Todas estas medidas solo sirven para aumentar la desigualdad. La mayor parte de los funcionarios y todas las personas en mi situación (y son muchas) somos parte de esa población que se está empobreciendo rápidamente.
Enfrentar a la población para justificar estas medidas no es nada novedoso: divide et impera.

No hay comentarios: