viernes, 31 de agosto de 2012

Pero no pasa nada

Reproduzco aquí la juiciosa carta de D. Adrián García Gutiérrez, publicada en XL Semanal el 8 de abril de 2012, cuyos argumentos encuentro relacionados con la reciente publicación en Diario de Burgos de la petición a favor de la mejora del cuidado del parque de El Parral en Burgos. Como es habitual en España (perdón, "la roja"), a todos se nos llena la boca cuando hablamos de «nuestros derechos», pero rara vez nos acordamos de nuestras responsabilidades y obligaciones como ciudadanos.


Atardece en León. Parece ser un jueves más, pero no. Te conectas al Tuenti y sabes que no va a estar ninguno de tus amigos. Todos, absolutamente todos, van a estar allí. Ya te lo han advertido. Sus miradas de extrañeza cuando escuchaban que no irías te lo decían todo. Es el día de la Espicha de Industriales. El evento del año, bien conocido por toda la ciudad. Espicha, para los que no son autóctonos, es otra manera de decir macrobotellón universitario. Eso sí, cuenta con el consentimiento de todos, que prefieren callar, no se vaya a revolver la fiera. Y a la mañana siguiente habrá que llamar a barrenderos extras para que se ocupen de limpiar los destrozos. Pero no pasa nada. Nunca pasa nada. Esto, al fin y al cabo, es normal. Perfectamente normal. Ir a emborracharse a la universidad. Luego pretendemos defender la educación pública y diversos derechos sociales. Pero nos faltan armas. Nos faltan valores. Y supongo que la batalla está perdida. Por eso escribo esto, para vaciar la conciencia, igual que el que tira de la cadena del váter. Todo, ya, sigue su curso. Inamovible.

No hay comentarios: